Saltar al contenido

Reciclaje de las Cápsulas de Café

El auge de las máquinas de café eléctricas ha crecido de forma exponencial en todos los hogares, pero muchas personas que utilizan este tipo de producto están concenciadas con el medio ambiente, pero no saben que deben hacer con el desecho de las cápsulas de café.

formas de reciclar cápsulas de café

A continuación, te explicaremos que es lo que debes hacer y los puntos de reciclaje que existen en España.

¿Qué es una cápsula de café?

Las cápsulas de café son unos pequeños envases que contienen una porción de café molido envuelto en un filtro, que recuerda a las bolsitas del té, y que permiten preparar la cantidad suficiente como para llenar una taza.

En ocasiones, en lugar de filtro de tela, el producto viene envuelto en Polipropileno, un plástico seguro para mantener la calidad de los alimentos.

En general, se trata de una curiosa manera de transportar y comercializar el café que tiene el objetivo de facilitar la vida de las personas que consumen este alimento habitualmente, ya que, si se tiene una cafetera, permite preparar un café en cuestión de un minuto.

El origen del invento se remonta a la primera década del siglo XX, cuando el inventor italiano Luigi Bezzera decidió buscar una solución al problema de dedicar demasiado tiempo varias veces al día a preparar cada café.

Así, el que hoy se conoce como padre de las cafeteras espresso se dio cuenta de que, añadiendo presión a la cafetera, era posible acelerar el proceso y, a su vez, obtener un líquido más denso y menos aguado.

De esta forma, Bezzera patentó un innovador proceso para preparar café que, gracias al paso del tiempo y la evolución de la tecnología, ha llevado a la forma de preparación que utilizamos hoy en día.

¿Se pueden reciclar?

Afortunadamente, una de las preocupaciones más comunes que tienen los consumidores actuales a la hora de comprar un producto es si su envase se puede reciclar.

Esto ocurre con los tetrabricks de la leche, con las botellas de vidrio, los residuos orgánicos? Y, por supuesto, con las cápsulas de café, que han experimentado una auténtica revolución en las últimas décadas.

Y no es de extrañar, ya que, si tenemos en cuenta que por cada café que se toma una persona, desecha una cápsula, esto constituye cientos y cientos de toneladas de plástico y aluminio cada año, ¡solo en cápsulas de café!

De este modo, hoy en día es posible reciclarlas, eso sí, hay que tener especial cuidado al hacerlo, ya que la composición que presentan estos envases hace que no debamos tirarlos a cualquier contenedor.

Recicla sin salir de casa en 5 pasos

Muchas empresas han puesto en marcha servicios de recogidas a domicilio para tu mayor comodidad y fidelizar a sus clientes gracias a su amor a la naturaleza.

Los pasos básicos del proceso son los siguientes:

  1. Compra las bolsas de recicle online o en punto de venta de las cápsulas.
  2. Sigue al pie de la letra las instrucciones de la bolsa verde.
  3. Elimina el agua del interior de las cápsulas.
  4. Guarda los envases vacíos en la bolsa verde.
  5. Una vez llena solicita su retirada a la compañía.

La segunda oportunidad para las cápsulas reciclables

Dolce Gusto colabora activamente con el cuidado del medio ambiente, esto dio lugar a su proyecto de segunda vida útil de nuestras cápsulas. Han desarrollado y elaborado un gran proyecto sostenible para su reciclaje.

Han sido capaces de reutilizar las cápsulas para la fabricación de productos de oficina, material urbano e incluso abonos para las plantas, ver más información aquí.

reciclaje dolce gusto en sus cápsulas

¿Dónde puedo tirar las cápsulas?

A la hora de reciclar cápsulas de café, debemos llevarlas al punto de reciclaje adecuado para ellas. Pero, ¿adónde debo ir exactamente?

A medida que crece la concienciación en torno al cuidado del medio ambiente, las empresas están optimizando sus sistemas y ofreciendo nuevas alternativas para estar a la altura de las exigencias de los consumidores.

Es por ello que las compañías dedicadas al café se encargan desde hace algunos años de recoger en su propio establecimiento las cápsulas que sus clientes han utilizado para reciclarlas.

Otra opción es tirar estos pequeños envases a contenedores amarillos, pero para ello es necesario retirar los restos de café que quedan en las cápsulas una vez utilizadas y llevar estos a contenedores orgánicos. Si no lo hacemos, estaríamos mezclando materiales diferentes e impidiendo el reciclaje.

De esta forma, los consumidores de café pueden escoger la forma de reciclaje más cómoda para ellos, teniendo siempre en cuenta que no reciclar ¡no es una opción!

¿Cuál es el proceso de reciclaje?

Como ya hemos comentado, es muy importante separar los restos orgánicos del material del envase, esta es la base del reciclaje.

De esta forma, cada empresa o institución especializada en estos procedimientos lleva un proceso de reciclaje diferente, aunque la mayoría pasa por separar el café del aluminio, limpiar este último para fundirlo de nuevo y crear una nueva cápsula.

El café desechado, a su vez, se suele utilizar para preparar compost. Y, seas consumidor habitual de café, o no, recuerda: ¡no reciclar nunca es una opción!